RACIONALISTA INTERNACIONAL

Una petición urgente de Sanal Edamaruku Presidente de Rationalist International
11.Februar 2008

Sitio Web: http://www.rationalistinternational.net

¡Ayuda para prevenir la expulsión Taslina Nasreen de la India!

 

Le solicito que reaccione inmediatamente y apoye nuestro requerimiento al gobierno de la India para que garantice el permiso de residencia a la renombrada escritora Taslima Naseen, quién es asociado honorario de Rationalist International.

Taslima Naseem esta en una situación desesperada. Estoy en contacto regular y hablé con ella por teléfono ayer y hoy.

El gobierno de la India esta manteniéndola (supuestamente por razones de seguridad) en completo aislamiento en un lugar no revelado. Custodiada por oficiales , no se le permite encontrase con nadie. Sus únicas conexiones con el mundo son su teléfono móvil y una computadora portátil. Su salud se esta deteriorando bajo el estrés y por la falta de cuidado medico adecuado.

En esta situación el gobierno de la India intenta forzarla a que deje el país. Esto claramente es para apaciguar a los fundamentalistas musulmanes. Parece ser que ellos piensan que los fundamentalistas tiene influencia en "banco de votos" Musulmán

Después de abandonar Bangladesh en 1994 para escapar de la fatwa y de las amenazas de muerte de Musulmanes fanáticos, Taslima vivió en Suecia, Alemania, EUA y Francia. En el año 2000 se traslado a la India y encontró en Bengala Occidental, un estado Indio, su hogar adoptivo. Ella ha estado viviendo allí desde entonces. "Soy Bengalí con o sin, vivo, respiro y sueño en bengalí" Taslima escribió acerca de su estadía en Bengala Occidental.

El gobierno estatal liderado por comunistas de Bengala Occidental, en un movimiento para satisfacer a los musulmanes fanáticos (a quienes tratan de satisfacer desde hace años a través de la prohibición de su libro), forzaron la deportación de Taslima en Noviembre de 2007 hacia Rajastan, un estado Indio gobernado por partido nacionalista Indio BJP. El día siguiente el gobierno del estado de Rajastan la mando hacia Delhi, la capital de la India. Siendo relegada por dos gobiernos estatales, el gobierno central la llevo a un lugar no revelado en Delhi argumentando protegerla.

"Usted puede decidir, cuando partir, pero antes del 16 de Febrero, cuando 'ellos' (fanáticos musulmanes) empezaran a gritar para arrojarla fuera, le dijo el Ministro de exteriores Indio Pranab Mukherjee. Puesto que ella no estaba lista para irse secreta y silenciosamente por sí misma, empezó un conflicto sobre su visa, La visa expira el domingo 17 de febrero. contrario a los erróneas declaraciones publicas de los ministros, su visa no ha sido extendida aún. Si el gobierno de la India no garantiza esta extensión de la visa u otra forma de permiso de residencia en tiempo, ella puede ser forzada a abandonar la India -con nada en sus manos excepto un teléfono móvil una laptop.

¡Por favor escriba al primer Ministro de India hoy!
 
¡Solicite garantizar a Taslima Naseen un permiso de
residencia con efecto inmediato y hacerlos arreglos
de seguridad necesarios para permitirle dejar su "prisión"!
 

Mande un correo electrónico de petición al Dr. Man Mohan, el Primer Ministro de la India.

Su correo electrónico esta dado abajo:

manmohan@sansad.nic.in

Escriba con su dirección completa, también con su posición oficial.

Por favor mande una copia de su petición a

taslima@rationalistinternational.net

Traductor: Carlos Zacarías

Talisma Nasreen escribe sobre su situación...

¿En dónde estoy? Seguramente nadie me creería si dijera que no tengo respuesta para esta aparentemente sencilla pregunta, pero la verdad es que no lo sé. Y si me preguntaran ¿cómo estás?, respondería "no lo sé". Estoy como un muerto viviente; despojada del placer de la existencia y la experiencia; imposibilitada de moverme más allá de los confines claustrofóbicos de esta habitación. Día y noche, noche y día. Sí, así es como he estado sobreviviendo.

Esta pesadilla no inició cuando fui extraída de Calcuta – sus raíces tienen más tiempo. Es como una muerte lenta, es como beber a sorbos un tazón lleno de veneno de acción lenta que va destruyendo gradualmente mis facultades. Ésta es una conspiración para asesinar mi esencia, mi ser, alguna tan valiente, tan atrevido, tan dinámico, tan juguetón. Me doy cuenta de las cosas que suceden a mi alrededor pero estoy totalmente desamparada, a pesar de mis mejores esfuerzos, para mantener una batalla por mi cuenta. Soy solamente una voz desmembrada. Aquellos que alguna vez estuvieron a mi lado, han desaparecido en la oscuridad.

Me pregunto: ¡qué crimen he cometido?. ¿Qué tipo de vida es aquélla en donde no puedo cruzar mi propia sombra ni conocer las alegrías de la compañía humana?. ¿Qué crimen he cometido para pasar mi vida escondida, relegada a las sombras?. ¿Por qué crímenes me castiga esta sociedad, esta tierra? Utilicé las palabras y no la violencia para expresar mis ideas. No utilicé el recurso de lanzar piedras ni derramar sangre para expresarme. Aún así, soy considerada una criminal. Soy perseguida porque sentí que el derecho de otros a expresarse era más legítimo que el mío.

¿Será que la India no se da cuenta de qué tan grande es el sufrimiento que un individuo debe experimentar para renunciar a sus creencias más profundas? Qué humillada, espantada e insegura debí de haber estado para permitir que mis palabras fueran censuradas. Si no hubiera aceptado la grotesca censura de mis escritos por aquéllos que insistieron en hacerlo, hubiera terminado siendo perseguida hasta la muerte.

Con sus políticas, su fe, su barbarismo y sus propósitos diabólicos han tratado de sacarme la vida, porque las verdades que escribo son muy fuertes para sus estómagos. ¿Cómo podría yo – una individua sin poder ni protección – hacer una guerra con fuerza bruta?. Pues sea como haya sido, no puedo tomar el recurso de dejar de decir la verdad.

¿Qué tengo para ofrecer que no sea amor y compasión? En la forma que ellos usaron el odio para destrozar mis palabras, yo quisiera utilizar el amor y la compasión para desterrar el odio de ellos. Ciertamente, soy suficientemente realista para reconocer que ese odio, crueldad y barbarismo son elementos integrales de la condición humana. Eso no va a cambiar; ¿y cómo podría una insignificante criatura podría cambiar todo esto?. Si yo fuera erradicada o exterminada, no sería de gran importancia para el mundo. Estp lo sé bien. Aún así, imaginé que Bengala podría ser diferente. Pensé que la locura de su gente sería temporal. Pensé que la Bengala que amé tan apasionadamente nunca me expulsaría. Y lo hizo.

Exiliada de Bangladesh, vagué por el mundo por muchos años como una huérfana. En el momento que me dieron cobijo en Bengala del Oeste, sentí como si aquéllos años del entumecedor cansancio se derritieran. Pude reanudar una vida normal en una tierra amada y familiar. Mientras sobreviva, llevaré conmigo las visitas a Bengala, sus días soleados, su tierra húmeda, su verdadera esencia. La misma Bengala, cuyo santuario caminé a través de muchas millas ahora me da la espalda. Soy una bengalí por dentro y por fuera; vivo, respiro y sueño en bengalí. Me cuesta trabajo creer que ya no soy bienvenida en Bengala.

Soy una huésped en esta tierra, debo de ser cuidadosa de lo que digo. No debo de hacer nada que viole el código de hospitalidad. No vine aquí a lastimar los sentimientos de nadie. Lastimada y herida en mi propio país, he sufrido menosprecios e injurias en muchas tierras antes de llegar a la India, en donde sabía que volvería a ser herida. Por esto, después de todo, una tierra democrática y secular en donde las políticas del banco de votos implican que ser secular se equipara con ser un pro fundamentalista musulmán. No quisiera creer todo esto. A veces quisiera creer que eso es algo como aquéllos monos místicos, olvidando todo el mal que ocurre a mi alrededor. La muerte que me ha visitado en tantas formas, ahora se siente como una amiga. Siento como si hablara con ella depositando todas mis cargas sobre ella. No tengo a nadie más que hablarle, a nadie más con quien pueda compartir mi carga.

He perdido a mi amada Bengala. Ningún niño separado del seno materno podría haber sufrido tanto como yo lo hice durante mi partida. Una vez más, he perdido a la madre de cuyo vientre he nacido. El dolor no es menor al que experimenté cuando perdí a mi madre biológica. Mi madre siempre quiso que regresara a casa. Eso era algo que yo no podía hacer. Después de asentarme en Calcuta, fui capaz de decirle a mi madre, quien para ese entonces era una memoria dentro de mí, que de hecho regresé a casa. ¿Qué importaba en qué lado de la división artificial me encontraba yo? Ahora, no tengo el valor para decirle a mi madre que he sido inceremoniosamente expulsada por aquellos que alguna vez me ofrecieron cobijo, que ahora mi vida es la de una nómada. Mi sensible madre se hubiera desmoronado si le dijera todo esto. En vez de esto, me he convencido a mí misma que he de haber hecho alguna transgresión en algún momento, cometida por un desafortunado error. ¿De qué otra manera estaría en esta situación?¿es un pecado tan grande atreverse a decir la verdad en esta era de mentiras y falsedades?¿es porque soy mujer?

Sé que no he sido condenada por las masa. Si su opinión hubiera sido tomada en cuenta, seguramente la mayoría desearía que me quedara en Bengala. Pero, ¿cuándo una democracia ha reflejado la voz de las masas?. Una democracia se lleva por las riendas de aquéllos que sostentan el poder, y ellos hacen lo que les parece conveniente. Como una individua insignificante, ahora demo de vivir mi propia vida en mis própios términios y escribir sobre lo que creo y tengo en aprecio. No es mi intención causar daño, malestar o engaño. No miento. No trato de ser ofensiva. Sólo soy una simple escritora que no sabe ni entriende las dinámicas de la política. Es increíble la forma en que he sido convertida en un peón dentro de la política, y manejada por las manos de los políticos. ¿Cuál es la finalidad?, se preguntarán. Por unos pocos votos. La fuerza del fundamentalismo, al cual me he opuesto durante mucho años, se ha estado fortaleciendo con mi derrota. Esta es mi amada India, donde he estado viviendo y escribiendo sobre humanismo secular, derechos humanos y la enmancipación de la mujer.

También es ésta la tierra en donde he sufrido y pagado el precio de mis convicciones más profundas, en donde ningún partido político ha hablado a favor de mi causa, en donde las organizaciones no-gubernamentales, derechos de las mujeres o grupo de derechos humanos me ha dado apoyo o ha condenado los ataques lanzados en mi contra. Esta es la India a la que no conocía. Si, es verdad que hay individuos que en una forma dispersa y desorganizada está luchando por mi causa, periodistas, escritores e intelectuales han hablado en mi favor, incluso cuando algunos no han leído ni una palabra de lo que he escrito. Estoy agradecida por sus opiniones y apoyo.

En donde los individuos se reúnen en grupos, pareciera que pierden el poder de hablar libremente. Francamente, esta faceta de la nueva India me aterroriza. Entonces de nuevo, ¿es ésta una nueva India? ¿o es éste el verdadero rostro de la nación?. No lo sé. Desde mi infancia temprana siempre he reconocido a la India como una gran tierra y nación audaz. La tierra de mis sueños: iluminada, fuerte, progresista y tolerante. Quiero estar orgullosa de esa India. Moriré feliz el día que la India destierre las tinieblas por la luz, la obcecación por la tolerancia. Y espero ese día. No se si sobreviva, pero la India y lo que ella significa debe sobrevivir.

Traductor: Miguel Angel Landgrave Martínez


Los suscriptores del Boletín Racionalista Internacional pueden imprimir, publicar, reenviar, o reproducir artículos y reportes de él, reconociendo la fuente, Boletín Racionalista Internacional