RACIONALISTA INTERNACIONAL

Boletín # 172 (18 de marzo de 2008)

Sitio Web: http://www.rationalistinternational.net

EN ESTA EDICIÓN

Taslima Nasreen: "Tuve que escapar de la antesala de la muerte"

 

Taslima Nasreen: "Tuve que escapar de la antesala de la muerte"

Taslima Nasreen deja la India para salvar su vida. Ella no huye de la amenaza de los fundamentalistas, pero sí de las deplorables condiciones en que la mantienen. Desde hace cuatro meses, el Gobierno de la India la mantiene en un confinamiento solitario en una locación inaccesible. No se le permite tener contacto con nadie, inclusive sus amigos más cercanos. Y peor aun: se le ha negado el tratamiento médico que necesita con urgencia. Como resultado, su salud está en condiciones alarmantes.

He estado en contacto telefónico con Taslima Nasreem en su prisión secreta. El siguiente documento, escrito por ella algunos días atrás y mandado a mí, ha sido mantenido en su envoltura de acuerdo a sus indicaciones, hasta el momento de su partida. Esta mañana ella me dijo que lo podía publicar.

Sanal Edamaruku

TUVE QUE ESCAPAR DE LA ANTESALA DE LA MUERTE

Solía llamar a este lugar la cámara de torturas. Gradualmente me vine a dar cuenta de que era la antesala de la muerte. Ni siquiera se me permitía permanecer un tiempo en el hospital aunque los médicos sentían que era necesario para estabilizar mi presión sanguínea. Pero, órdenes son órdenes y el gobierno de ninguna manera quería pasar alguna incomodidad a causa mía. El gobierno no quería que los medios supieran que tuve que ser hospitalizada. Yo no tenía mi teléfono celular conmigo y los doctores del hospital de gobierno -AIIIMS- tenían instrucciones de darme de alta después de cierto periodo de tiempo. Curiosamente, la decisión sobre ese periodo de tiempo no estuvo en manos de los doctores. La última vez que fui admitida a este hospital hace unas semanas, súbitamente fui dada de alta como resultado de la presión gubernamental. Estoy segura de que esto estuvo ligado al reporte de Times of India que declaraba que yo había sido hospitalizada.

En esta locación inaccesible no me permite ir a consulta con el doctor ni él esta autorizado para ir a donde estoy. Sufro de una severa fluctuación de la persión arterial y lo extraño es que ni siquiera me permitían hablar con los doctores del hospital por teléfono. Incluso después de varias peticiones nunca se me dio el número telefónico. Cuando estuve en el hospital, le pregunté a los doctores si les podía llamar en caso de ser necesario pero ellos dijeron que no se les permite dar sus números de teléfono. Tenía que hacer cada pregunta a través de los oficiales para obtener incluso las respuestas más simples de estos doctores. He sufrido trementamente tanto física como mentalmente. Ahora mi presión arterial es imposible de controlar. Los doctores dicen que se debe al estrés y que lo debo evitar a toda costa. ¿Cómo no voy a estar estresada si todas mis condiciones son estresantes?. Me trajeron a este lugar y fui encarcelada como animal; mis derechos humanos son violados constante y continuamente. No se me permite salir ni tener visitas. ¿Cómo podría no estar estresada? Recibí la extensión de mi permiso de residente, pero mi status quo continuó.

Y debido a la presión alta causada por el estrés, desarrollé una enfermedad cardiaca (hipertrofia) y retinopatía hipertensiva, ambas diagnosticadas en el hospital. La retinopatía hipertensiva hará que eventualmente me vuelva ciega. La presión arterial si no se controla, destruirá mi corazón, riñones y ojos.

Antes de mi confinamiento, mi presión arterial estaba bajo control y todos mis órganos estaban en perfectas condiciones. Después de regresar del hospital, quería abandonar este país lo más pronto posible, ya que sabía que nunca me libraría del estrés aquí. Dije que necesitaba ir a Calcuta urgentemente para recoger unos documentos importantes y otras cosas como mi tarjeta bancaria y firmar mis papeles de impuestos. Hasta eso, sólo el permiso básico para visitar mi Calcuta para empacar mi vida, fue negado por razones de seguridad.

FINALMENTE LO LOGRARON

Aunque constantemente me mantenían bajo presión mental, me rehusaba a ceder. Tenía la determinación de no dejar este país. Cuando vieron que no tenía sentido tratar de destruir mi mente, trataron de destruir mi cuerpo. Eso sí lo lograron por medio de arruinar mi salud lo que no me deja otra alternativa más que dejar este país.

NO ME PERMITÍAN VER A NINGÚN DOCTOR POR 'RAZONES DE SEGURIDAD'

Es importante que todo esto se sepa. Repetidamente solicité que se me permitiera hacer consulta con especialistas médicos mientras mi salud se deterioraba con las cargas del estrés que soportaba al estar confinada a una jaula aislada. No se me permitió ver a ningún doctor en más de dos meses. Los tomadores de decisión le pidieron a los oficiales que no me prestaran atención, en especial si con desesperación necesitaba un doctor.. Dos meses después de mi petición inicial, fui eventualmente llevada con un curandero a una tercer locación secreta. Sin sorpresas para mí, el curandero no hizo absolutamente nada. Yo insistí en que necesitaba ver a un cardiólogo o por lo menos a un especialista. Entonces me dijeron que eso supondría una visita a un consultorio médico. Acepté ir, pero luego me dijeron que no se me permitía ir a ningún consultorio médico por los 'riesgos de seguridad' involucrados. Me sentía muy enferma y le dije a los oficiales que era muy probable que me diera un ataque al corazón. Después de unos días, en la misma locación secreta, se me permitió ver a un doctor de la AIIMS quien me prescribió unas medicinas. Depués de tomarlas me desmayé. La misma noche fui ingresada al hospital en donde mi presión arterial bajaba alarmantemente y me administraron medicamentos para salvar mi vida. Los doctores me dijeron que necesitaría pasar dos o tres semanas en el hospital, pero los oficiales me sacaron de la unidad de cuidados intensivos tan sólo tres días después y me llevaron con el Ministro de Asuntos Externos. El ministro me pidió que abandonara el país. Como resultado de eso, mi presión arterial subió a 220/120. Me llevaron urgentemente al hospital pero los oficiales dieron instrucciones a los médicos que no me admitieran por 'razones de seguridad. En mi jaula aislada , no recibí ninguna ayuda.

HECHOS

Han pasado alrededor de ocho meses que he estado viviendo en un arresto domiciliario virtual, en una prisión sin ninguna instalación. El gobierno me ha estado solicitando continuamente que abandone este país. Naturalmente, esto me resulta muy molesto ya que abandoné Europa para establecerme en La India; para hacer de La India mi residencia permanente. Me había establecido en Calcuta en donde vivía pacíficamente en un medio bengalí. Estaba muy activa ayudando a las mujeres oprimidas y escribiendo literatura feminista y humanista. Sólo por que unos cuantos fundamentalistas musulmanes, se opusieron a mi estadía en este país, fui puesta en prisión en Calcuta y luego llevada a Delhi. Para que unos políticos pudieran asegurar su banco de votos musulmán, fui encerrada y como consecuencia, mi salud ha sido destruida irreparablemente.

IMPORTANTE

  • No se me permitió ver a ningún doctor incluso cuando mi presión arterial estaba fluctuando incontrolablemente por el estrés impuesto hacia mí por el Gobierno de la India.
  • No se me permitió ver a un especialista por 'razones de seguridad'.
  • Finalmente fui examinada por un doctor escogido por el Gobierno de la India, justo después haber tomado la medicina que me prescribió, inició un envenenamiento por medicinas. Me desmayé y fuí admitida en un hospital de gobierno. Con medicinas administradas de manera urgente me salvaron la vida.
  • No se me permitió permanecer en el hospital por 'razones de seguridad'.
  • Cuando se hizo evidente que debo de evitar estrés y situaciones estresantes, me sacaron de la unidad de cuidados cardiacos y me llevaron con el Ministro de Asuntos Externos y me puso bajo una gran presión mental para abandonar este país.
  • Mi presión arterial alcanzó 220/120 después de hablar con el ministro, rogué que se me admitiera en el hospital, pero no se me permitió.
  • No se me permitió ir a Calcuta antes de dejar este país para empacar unas cosas importantes y para dejar mi casa segura.
  • No se me dejó salr en ocho meses (cuatro meses en Calcuta, tres y medio en Delhi).
  • No se me permitieron horarios de visita en mi lugar de confinamiento.
  • No se me permitió tener contacto con mis amigos y conocidos.

Taslima Nasreen

(Ve también el artículo "Can anybody live like this?" y otros reportes acerca de la situación de Taslima en nuestro website: www.rationalistinternational.net)

Traduction: Miguel Angel Landgrave Martínez


Los suscriptores del Boletín Racionalista Internacional pueden imprimir, publicar, reenviar, o reproducir artículos y reportes de él, reconociendo la fuente, Boletín Racionalista Internacional #172