Solución del misterio del esqueleto gigante

Sanal Edamaruku

The Giant Skeleton

La noticia apareció recientemente en una sección de los medios de India, Bangladesh, y muchos otros países, informando que un esqueleto gigante, de enormes dimensiones, fue excavado en algún desierto desconocido. También había una fotografía del esqueleto con dos investigadores cerca de él. El tamaño del esqueleto puede ser juzgado de acuerdo con la altura de la persona que está de pie cerca de su cráneo; si se le calcula proporcionalmente, el esqueleto sería de un humano que mediría de 19.5 a 26.2 metros de altura.

El primer reporte apareció en la internet, y afirmaba que el esqueleto había sido encontrado en algún lugar de los desiertos del occidente de India. El gobierno indio habría acordonado el área con el ejército y a nadie se le permitiría visitar el sitio excepto a un equipo de excavación especial de National Geographic. Por alguna razón desconocida, toda información sobre el descubrimiento se mantendría en secreto. El reporte también mencionaba una tablilla de piedra con antiguos grabados en sánscrito que se habría encontrado junto al esqueleto. La inscripción se habría decifrado y revelaría el secreto del esqueleto: "En tiempos antiguos existían gigantes que se llamaban Rakshasas. Ellos retaron órdenes divinas y fueron eliminados por ese motivo".

La mitología india habla sobre gigantes, específicamente los Rakshasas, que regían los bosques. Ellos dominaron un país que se llamaba Lanka y retaron la autoridad de los dioses. En la épica hindú Ramayana, Vishnú, el jefe de la tríada suprema de dioses hindúes, encarnó en una familia real y asesinó al rey de los Rakshasas. El reporte de la excavación de un esqueleto de un Rakshasa fue tomado con beneplácito por algunas personas como prueba de la realidad de la historia mitológica hindú. Sin verificar los hechos, el artículo de internet fue reenviado, difundido ampliamente, y fue tomado muy seriamente por una gran cantidad de la gente.

Una nueva versión de la historia apareció el 22 de abril de 2004 en el periódico La Nación, de Bangladesh. Al lado de una reproducción de la figura, aparecía un reporte por un tal Saalim Alvi de Riyadh, que hablaba de un descubrimiento en el sureste de Arabia Saudita. En búsqueda de gas natural, un equipo de exploración de Saudi Aramco habría encontrado un esqueleto humano gigante en el desierto. En la nueva versión de la historia, también hay una tablilla de piedra, pero las inscripciones están en lenguaje árabe. Revelan que el esqueleto es de un hombre de la antigua tribu Aad. Los Aad eran los descendientes del profeta Nooh del Corán (Noé en la mitología bíblica). Ellos habían sido poderosos gigantes, que eran capaces de arrancar árboles grandes con una mano. Los Aads estaban a cargo del control de la gente de la antigüedad, pero retaron las órdenes de Alá y fueron erradicados por él. El lugar donde vivían se conoce como Rab-ul-Khaale, el sitio vacío. El área donde se habría encontrado el esqueleto estaba tomada por la milicia Saudita, afirmaba el reporte en La Nación, y la fotografía habría sido tomada por un helicóptero militar.

Sin ningún tipo de verificación, la bola de nieve del descubrimiento del esqueleto aumentaba a través de magazines y periódicos de todo el mundo.

Origen de la imagen

El centro de investigación paranormal en el cuartel general de Racionalista Internacional hizo indagaciones preliminares y encontró que dicho descubrimiento no había sido reportado o confirmado por ninguna fuente independiente. La foto, sospecharon los expertos, podría ser manipulada por un software de fotoedición. De hecho, una mirada cercana a la imagen revela que la luz que cae en la pasarela y en los dos hombres de camiseta blanca, viene de un ángulo diferente y es de distinta intensidad que la de la luz que cae sobre el esqueleto. La sombra larga en frente del cráneo no encaja con las otras sombras de la foto. Una versión muy aumentada brindó más pruebas aún de que la imagen había sido acuñada juntando dos elementos diferentes. Parecía ser una foto auténtica de una excavación con un esqueleto humano sobrepuesto. La investigación pudo haber terminado aquí, pero encontramos más. Con paciencia y verificación de muchas posibilidades, se logró rastrear la foto en internet:

Esta foto fue tomada el 16 de septiembre de 2000 en un sitio de excavación fuera de Hyde Park, Nueva York. Es una parte de la documentación de una excavación sensacional bajo El Instituto de Investigación Paleontológica y el Departamento de Ciencias Geológicas de la Universidad de Cornell. Lo que descubrió el equipo de más de 60 científicos, estudiantes y voluntarios bajo la dirección del Profesor John Chiment, Paleontólogo, no era sin embargo el esqueleto de un ser humano gigante sino el esqueleto de un mastodonte, un antecesor ya extinto del elefante. Realmente, el hallazgo incluía uno de los fósiles de mastodonte más completos y posiblemente, un mamut menos completo. Los animales vivieron entre 10000 y 14000 años atrás. Se puede encontrar más información en [http://www.graphics.cornell.edu/outreach/mastodon/aerial-views.html]

Hay un detalle interesante: en la esquina inferior derecha de la foto hay un colmillo completo detrás de una separación de madera terciada, bajo un recubrimiento protector de lodo. Un reto importante, explicaba el reporte de la excavación, era permitir que este colmillo se secara sin que quedara reducido a fragmentos. ¡Este colmillo de mastodonte aún es visible en la foto manipulada del la excavación del humano gigante!

La última estación en la historia de la imagen es el website "Worth1000", que presenta una gran variedad de imágenes alteradas, algunas artísticas, otras humorosas. La figura que se difundió por todo el mundo como el Esqueleto Gigante de Rakshasa de la mitología india o como el Aad de la mitología islámica, fue simplemente una creación artística de "IronKite" y fue enviada en una competición llevada a cabo en el sitio web Worth1000.com. El original de la imagen alterada, hecha por "IronKite" está disponible en [http://www.worth1000.com/view.asp?image=18978].

(Traductor: Hernán Toro)