RATIONALIST INTERNATIONAL

http://www.rationalistinternational.net

Sanal Edamaruku pone al descubierto al "Gurú Hipnótico de la Nueva Era" Sivanand durante una tranmisión de TV en vivo

Sanal Edamaruku pone al descubierto al
'Gurú Hipnótico de la Nueva Era' Sivanand durante una tranmisión de TV en vivo
Presiona sobre el enlace para ver el videoclip del programa
(con subtítulos en inglés)

Después de "El Gran Reto Tántrico", tocó el turno para el gurú de la Nueva Era. La noche del 15 de marzo de 2008, India TV invitó al "Gurú Hipnótico de la Nueva Era" Sivanand para un programa. Como estaba planeado, Sanal Edamaruku estaba desde el inicio entre la audiencia.

Después de a que los asistentes se les presentara un video lleno de imágenes confusas, vaivenes de péndulo, música psicodélica y humo artificial saliendo de ambas partes del podio, el gurú Sivanand inicia su programa.

Al descubrir que Sanal estaba en primera fila, trato de anticiparse y dijo que su hipnosis no era ni tantra, ni mantra, sino una forma científica de la Nueva Era para asegurar fuerza y resistencia instantánea. Él declaró que podía hacer a una persona inteligente, lista y físicamente poderosa. Sus clientes siempre obtenían poder e inteligencia segundos después de haber sido hipnotizados, aseguró el gurú.

Después eligió a dos sujetos para su demostración de entre la audiencia invitada – una joven y un joven, ambos en sus veintes.

El gurú hipnótico tocó sus frentes y les dijo que se relajaran y cayeran en sueño profundo. Contó hasta tres y ambos en apariencia dormían. Ellos estaban de pie hasta que los sentaron en dos sillas. En adelante, el gurú cambiaba constantemente de interlocutor entre el conductor del programa, la audiencia y sus sujetos. Muy pronto la joven se convirtió en el único foco de atención, mientras que el rol del joven se limitó a ser una pieza dormida de decoración durante todo el programa.

Sus clientes, explicó el gurú hipnótico, venían a él para obtener fuerza y confianza, para perder estrés y desarrollar sus poderes de fuerza de voluntad y control mental, y su porcentaje de éxito era de 90. Entre sus posturas él se dirigió a la joven con órdenes como "te vuelves más fuerte... y más fuerte... ahora... uno, dos, tres", "poder... poder" etc. Después de un rato, le pidió que levantara su brazo, y ella lo hizo. Ella parecía entender claramente cuáles de todas sus frases eran para el conductor, cuáles eran para la audiencia y cuáles eran para ella. El gurú hipnótico incluso le permitía al conductor pedirle a ella que narrara sus experiencias acerca del mar y las montañas y sorpresivamente ella lo hacía.

El gurú hipnótico inició entonces su grand finale. La joven fue acostada sobre las dos sillas, la parte media de su cuerpo permaneció recta sin ningún soporte. Ésta era la prueba final del gurú hipnótico. "¡Esto sólo es posible bajo la hipnosis!" declaró de manera triunfal, ya que la hipnosis podía desatar capacidades insospechadas del cuerpo humano. Para coronar su éxito, llamó a un joven de la audiencia y le pidió subirse y pararse cuidadosamente en sus muslos. Ella permaneció estable. Después de un minuto bajaron al chico. Sanal Edamaruku subió al podio y en ese momento dijo: "Ésto no tiene nada que ver con hipnosis". Dijo: "Ésta es una capacidad normal del cuerpo humano y puedo mostrar el mismo efecto sin hipnosis". A petición suya, un adulto aceptó ser voluntario para el programa. Sanal lo acomodó en tres sillas, la primera en su cabeza, la segunda en su cadera y la tercera en sus piernas. "Ten confianza", le dijo Sanal y quitó la silla que estaba bajo sus caderas. Para sorpresa de todos, el hombre se mantuvo estable sin caer. "No está hipnotizado", dijo Sanal. "Las caderas humanas tienen la fuerza y sólo necesitamos confianza para permanecer sobre dos sillas sin caer".

Sanal entonces le pidió al mismo chico que se parara en los muslos del hombre. Si... funcionó sin hipnosis. El voluntario no se cayó, y dijo que se estaba sintiendo bien. Hubo un gran aplauso espontáneo por parte de la audiencia. Más gente quiso intentar. Y mientras el juego continuaba, Sanal Edamaruku dijo que eso probaba que el gurú hipnótico era un charlatán.

En primera, hubo una larga lista de desperfectos y errores en su "hipnosis", que contradecían el conocimiento médico y la experiencia, haciendo evidente que su demostración era un drama. Un psiquiatra en la audiencia respaldó ésta observación y agregó unos puntos. En segunda, Sanal Edamaruku continuó, el sujeto de su demostración no fue elección libre, como se pretendió, sino alguien bien conocido por él, preparó el programa y estaba actuando. Sanal Edamaruku y otras personas fueron testigos de la sobre-entusiasmada joven telefoneando a algunos amigos antes del inicio del programa y anunciando orgullosamente "su programa". Además, de éstas conversaciones se supo que ¡ella era una actriz amateur que acababa de aprobar su exámen de ingreso a la escuela para actores "Delhi School of Drama"!

El gurú hipnótico Sivanand no tenía educación médica o psiquiátrica y estuvo practicando esta charlatanería en varios miles de personas a través de los años.

Aunque el programa de dos horas y media terminó ahí, la audiencia no se quería ir a casa, querían felicitar a Sanal Edamaruku por el desenmascaramiento y querían bombardearlo con tantas preguntas que siempre quisieron preguntar pero no sabían a quién hacerlo.

Traduction: Miguel Angel Landgrave Martínez