RATIONALIST INTERNATIONAL

http://www.rationalistinternational.net

Rushdie: La enorme sombra del fatwa

Salman Rushdie

Han pasado 23 años. El 24 de febrero de 1989, el Ayatola Jomeini de Irán ordenó una fatwa en contra de Salman Rushdie, autor de “Los Versos Satánicos”. No había nada nuevo en la petición de un líder religioso pidiendo la muerte de algún escritor porque no le gustaron sus libros. O de manera más precisa: porque vagamente sintió irreverencia en sus expresiones sin siquiera molestarse de leer una línea. Los líderes religiosos, que cuentan con el poder suficiente, han reclamado siempre el derecho de callar las voces que no cantan en el tono que a ellos les gusta. No solamente en el Islam – la historia de la cristiandad está llena de jomeinis, indexando libros y quemando “herejes” vivos. El dogmatismo no soporta la confrontación intelectual. Requiere ambientes herméticos fuertemente protegidos para sobrevivir.

Lo nuevo acerca de esta fatwa es que el “líder supremo” de Irán extendió su “derecho” a prohibir y matar más allá de las fronteras de su país, y más allá de la frontera del “protectorado” del Islam. Anexó el occidente liberal a su campo de caza. Si Rushdie fuera un escritor iraní viviendo en Irán, muchos hubieran ignorado su asesinato. Pero siendo un ciudadano británico viviendo en Londres, las opiniones cambian. Se puso de moda culpar a la víctima en vez de los perpetradores religiosos de esta atrocidad. El caso de Rushdie probó de manera vergonzosa que tan profundamente arraigados están los argumentos de censura religiosa en las metrópolis del mundo libre e iluminado – y que tan frágil es la idea de los derechos humanos universales. Los apóstoles del relativismo cultural pueden usar la oportunidad para esparcir su peligrosa propaganda. Propone que a los fundamentalistas religiosos debe permitírsele matar porque es parte de su cultura.

Richard Dawkins y Sanal Edamaruku
Richard Dawkins y Sanal Edamaruku en el Festival de Literatura de Jaipur.

Veintitrés años después los ecos de la fatwa aún reverberan. La India, lugar de nacimiento de Rusdie y la democracia más grande del mundo, da un ejemplo nada glorioso. Los Versos Satánicos siguen prohibidos, el autor continúa siendo una persona non grata – al menos en tiempos electorales. En enero el gobierno de Rajastán forzó a Rusdie, en circunstancias bizarras, a cancelar su discurso en el prestigioso festival de Literatura de Jaipur. Compitiendo por más del 18% en votos musulmanes para las elecciones de Uttar Pradesh varios partidos políticos parecían estar raramente en acuerdo sobre algo: que un golpe bajo contra Rushdie podría ser muy redituable políticamente. Mientras tanto la policía investiga a cuatro valientes autores. Ellos expresaron solidaridad con Rushdie al iniciar sus presentaciones en Jaipur con lecturas de los Versos Satánicos.

[24 de febrero de 2012]

Fatwa: petición jurídica para aclarar asuntos relacionados con la religión Islámica.

Traduction: Miguel Landgrave